viernes, 12 de mayo de 2017

Trabajo práctico de Sociología 4to año: Sociedad





Parámetros:

-         Señalen en cada hoja entregada nombre, apellido, año y división.
-      Entregar de forma impresa.
-         Tipo y tamaño de letra: Times New Roman o Arial, tamaño 12 (Interlineado: 1,5), páginas numeradas en margen inferior derecho.
-         1º hoja carátula, 2º hoja consignas, a partir de 3º hoja desarrollo,
-         Fecha de entrega: 26-5-2017

Consignas

1)      Escribir un resumen de una carilla como máximo del capítulo I del libro La Cajita Infeliz de Eduardo Sartelli (pp. 37-60). El mismo debe incluir las ideas y conceptos principales. No puede haber copia textual.

2)      a) Buscar tres artículos periodísticos  de los últimos 5 meses (citar publicación y fecha) que refieran a:
- uno a  fuerzas productivas, 
- otro a estructura 
- otro a superestructura. 
Adjuntarlos en el trabajo.

       b) Describir  la información de cada uno de los artículos.
c) Explicar cómo se relacionan con los conceptos solicitados en el punto 2) a.

miércoles, 3 de mayo de 2017

Apuntes: La clase obrera en Argentina entre finales del siglo XIX y principios del siglo XX.

Cambios sociales:
1)      Para terminar con la escasez de mano de obra, el Estado argentino facilitó la llegada de inmigrantes que confluía con la situación desesperada de una gran masa de obreros y campesinos europeos (en su mayoría italianos, españoles, rusos, polacos, húngaros, turcos) que atravesaban una gran crisis económica en sus países de origen.

2)      En términos numéricos la población del país pasó de 1.836.490, según el censo de 1869, a 7.903.662 en 1914. En 1914 el 30,3% de la población era inmigrante. En la ciudad de Buenos Aires más del 50% en 1895 era extranjero. Los inmigrantes se concentraron principalmente en Capital Federal, Córdoba y Santa Fe.

3)      Sector rural: Los inmigrantes llegaron al país creyendo que sería fácil adquirir terrenos para la producción.
I)                   Colonos: Sólo algunos pudieron transformarse en pequeños propietarios, principalmente en algunos lugares de Santa Fe y Buenos Aires, a través de la colonización de parcelas fiscales o privadas no explotadas.
II)                Arrendatarios y aparceros (sectores medios rurales): algunas familias inmigrantes alquilaban tierras a los grandes propietarios a través del sistema de arrendamiento (mediante un pago alto y con condiciones pocas beneficiosas para el productor). También existía la aparcera, un contrato por el cual el productor pagaba el alquiler con una parte de su ganancia por producción. Tanto aparceros o arrendatarios estaban expuestos a la quiebra por malas cosechas. Estos sectores medios rurales, conocidos también como chacareros, se levantaron contra el gobierno y la burguesía terrateniente en Santa Fe entre 1910 y 1911 (Grito de Alcorta) para protestar por los altos alquileres y la falta de tierras disponibles. De este movimiento surgió la Federación Agraria Argentina (asociación de pequeños y medianos productores).
III)             Trabajadores rurales: la mayoría de los inmigrantes se incorporaron al campo como peones de estancia o jornaleros (también conocidos como “braceros) que trabajaban temporariamente para levantar las cosechas o hacer la esquila de ovejas (en la zona de la Patagonia). Muchos de estos últimos eran conocidos como “trabajadores golondrinas”, migraban  y temporariamente para laborar estacionalmente según los tiempos de cosecha de cada región. Sus condiciones de vida eran muy duras (salarios bajos, pago con “vales” para cambiar en los almacenes de los patrones, sin derechos laborales) y, la mayoría no estaba organizada sindicalmente.

4)      Sector urbano: A partir de 1895 comenzó a predominar la población urbana sobre la rural. Esto fue producto, principalmente, por la llegada de inmigrantes.
I)                   Se establecieron en empleos ligados al modelo agroexportador (ferroviarios, portuarios, marítimos y de la carne –frigoríficos-) y a actividades industriales y comerciales ligadas con el crecimiento del consumo interno (textil, alimenticio, metalúrgico, construcción).
II)                Las condiciones de vida y laborales eran duras: los salarios eran bajos, las jornadas eran mayores a 12 horas, no había vacaciones pagas, obra social, ni jubilación. La mayoría de las familias obreras vivían en casas de alquiler (conventillos) cuyas rentas eran muy altas y las condiciones de higienes muy malas. Además, casi no existían los hospitales públicos. La mortalidad infantil era muy alta. El promedio de vida hasta comienzos del siglo XX era de 40 años.
III)             Frente a estas situaciones injustas, los trabajadores se organizaron a través de su pertenencia étnica (clubes, sociedad de fomento, hospitales privados), y a través de los sindicatos.

5)      Movimiento obrero urbano: Desde la década de 1860 comenzaron a formarse asociaciones sindicales para luchar por mejoras en las condiciones laborales. La primera huelga que se tiene registro es la de los tipógrafos bonaerenses en 1868. En las siguientes décadas dos corrientes de izquierda influirían en la organización de los trabajadores: socialistas y anarquistas.
I)                   Partido Socialista: De origen europeo, se basaba, principalmente, en las ideas de Karl Marx, filósofo que escribió importantes obras que denunciaba la explotación generada por la burguesía contra los obreros en el sistema capitalista. A comienzos de 1880 se organizaron los primeros grupos socialistas en la argentina en torno a inmigrantes alemanes. A partir de 1894, se incorporaron al socialismo intelectuales argentinos (médicos, abogados, periodistas, escritores estudiantes) entre los que se destacaron José Ingenieros, Leopoldo Lugones, Roberto Payró y Juan B. Justo. Este último fundaría en 1896 el Partido Obrero Socialista Internacional, más conocido como Partido Socialista. Se presentaba como un partido reformista (no revolucionario) cuya acción se ejercía con la acción parlamentaria (por la elección de representantes en el Poder Legislativo). Para ello se presentaban en elecciones que les permitiera acceder a cargos gubernamentales o como diputados o senadores. Su programa contemplaba reivindicaciones sociales y económicas de los trabajadores y reformas democráticas del sistema político. Eran partidarios de la movilización y organización de los trabajadores y de las huelgas, aunque no de las huelgas generales (paro de todos los sindicatos). No acordaban con el ejercicio de la violencia en respuesta de la represión estatal y de la burguesía.

II)                Anarquismo: Se difundió en Argentina a partir de la acción de inmigrantes que adherían a esa ideología. Estaban en contra de todo orden establecido que oprimiera al pueblo. Por eso estaban en contra de la burguesía, el Estado y la Iglesia Católica entre otras instituciones de poder sobre el pueblo. A diferencia de los socialistas, los anarquistas rechazaban la participación en las elecciones, por lo que convocaban a la abstención electoral y no organizaron un partido político. Su acción basada en la huelga general, la movilización de los obreros y el uso de la violencia contra representantes del poder (principalmente policías involucrados en la represión de trabajadores), tenían como objetivo la destrucción del Estado y la desaparición de las clases sociales. Una vez conseguido ese fin, impondrían un orden diferente basado en la federación de comunas autónomas. A fines del siglo XIX los anarquistas impulsaron la organización obrera. Lograron influencia en grandes gremios como los de portuarios, marineros, conductores de carros, peones del Mercado Central y panaderos, entre otros. En 1901 crearon la Federación Obrera Argentina, que unía un gran número de sindicatos y fue protagonista de la primera huelga general en Argentina en 1902.